Sacado del blog Joven argentino. Mató lo de Georgie.


Cómo escribir una letra de tango en cinco pasos sencillos

1) Escribir letras de tango es un arte que requiere de años de preparación, durante los cuales el compositor deberá desarrollar dos comportamientos profundamente psicopatológicos relacionados con el sexo opuesto: un amor exacerbado por la madre y un odio profundo y demencial por cualquier otra mujer.
2) El proceso creativo requiere de un espacio acorde, una especie de atellier urbano-tanguero. Instálese para escribir en un bar de mesitas de madera y piso ajedrezado, cerca de la ventana, de preferencia con mozo gallego y sin wi-fi. Use un cuaderno con espiral, mejor si está en mal estado, y lápiz. No olvide atarse un pañuelo al cuello y pedir caña quemada Legui.
3) Laméntese siempre. Si es por un amor, la perra inmunda deberá haberlo abandonado de una manera cruel y despiadada, que amerite rencor y -por qué no- planes homicidas (sí, en cada tanguero hay un Barreda en potencia). Si, en cambio, habla de su madre, ella habrá de estar muerta o, como mínimo, esclavizada por su trabajo de lavandera, por un segundo marido alcohólico y golpeador o por un ochocuarenta.
4) Inserte, como mínimo, una palabra en lunfardo por cada verso impar. Si su vocabulario orillero no es lo suficientemente amplio, refiérase a alguno de los múltiples diccionarios en la materia o, simplemente, invente: “percanta arrabalera, me dejaste sin sarlanga / te piraste del sorrento y me rompiste el corazón”. Para un “efecto gardeliano”, reemplace los sonidos de “N” con “R”, como en “sus ojos se cerraron y el muRdo sigue aRdaRdo” o “percaRta arrabalera, me dejaste siR sarlaRga”
5) Escriba estrofas de cuatro versos octosílabos, siempre con rima consonante, y búsquese un bandoneonista hábil en materia de dominantes menores y de las arritmias del dos por cuatro para que le ponga música.

Variante de Georgie: En vez de odiar a las mujeres, escriba con nostalgia
sobre Buenos Aires, una ciudad que en realidad no añora, si no, no se
hubiera ido a vivir a Ginebra. Llámelo “milonga”.


Variante de Santaolalla: Una vez terminado el tango, encienda su órgano
Casio, busque un ritmo que suene muy “punchi punchi” e interprete usando
el mismo como base.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s