Pesadilla de no poder gritar. Reinterpretación, s. XXI

Un recital. Hay mucha gente. Va a llegar tu turno. Mientras el otro lee su último poema, intentas ver los tuyos en la pantalla de tu ordenador, pero encima hay tres ventanas abiertas. Y por más que intentas reiniciar y haces click en la crucecita, no las puedes cerrar.
Anuncios

2 pensamientos en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s