(A su hijo A.) A los 20 años yo miraba ya de frente algunos pequeños problemas; por ejemplo: pensé que por todos los matices de sonidos múltiples de un estornudo o del toser se podían colegir muchos modos sentimentales de un carácter. También observé que las personas que decían estar muy bien con poco sueño, cuatro o cinco horas, eran dementes o estaban por caer en la demencia.

Macedonio Fernández
Anuncios

3 pensamientos en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s