Asel

Buenos Airesen nengoela, zenbait pertsona disdiratsu ezagutu nituen. Argentinan pasatako denborak sakon aldatu zuen nire idazkera ta, beraz, nire munduagaz erlazionatzeko modua ere bai; ta aldatze honetan -aberasten joan ziren nire begiak, aisatzen nire hitzak- lagun hauek funtsezkoak izan ziren. Ez ziren asko izan; nahikoak bai. Euren arteko bat Asel da.
Eusketxean ezagutu ginen, ta batera pasa genuen bigarren gauan ez genion hitzegiteari utzi, garagardo ta garagardo artean. Gero museko partidak etorri ziren, literatur proiektuak, ta bapatean, amodioa eta Temukorako mudantza bere Vanegaz egotearren, lehenengo aldiz maitemintzen zen ume bat balitz bezela; ume zoriontsua.
Duela hilabete batzuk, New Yorken nengoela jadanik, nire euskaraz idazten hasteko zergaitiari buruz galdetu zidaten. Ta Aselen istorioa kontatu nuen ia pentsatu gabe, nola euskara ikasi zuen, nola euskal literaturari emon nahi zizkion bere idatziak. Ta nola, nahiz eta oso ezberdinak izan geure jatorriak eta geure xedeak, berea niretzako eredua izan zen, nola euskara geure sakontasunetatik berreskuratu dezakegula, edo hutsetik hasi.
Guzti hau aitortu nahiko nioke Aseli gaur, bainan tamalez ezinezkoa egiten zait. Duela lau egun daukate Temukon atxilotuta, Txileko lege antiterrorista hertsian anparatuta kargu zehatzik oraindik leporatu ez zaizkiola. Hauteskundeak daude Txilen, ta Asel anarkista euskaldun bat da; itu ezin hobea.

(argazkia Joseba Barrenetxearena da. Mila esker)

http://aselaskatu.org/

En Buenos Aires conocí a algunas personas luminosas. El tiempo que pasé en Argentina cambió mi forma de escribir y, claro, mi manera de relacionarme con el mundo. Estos amigos fueron claves en ese cambiar mío -me crecieron los ojos, se me despojaron las palabras. No fueron muchos, sí fueron bastantes. Uno de ellos es Asel.
Nos conocimos en la Eusketxe, y la segunda noche que nos encontramos no dejamos de hablar, entre cerveza y cerveza. Luego estuvieron las partidas de mus, los proyectos de literatura y un día el amor y su mudanza a Temuco, con su Vane, como un niño que se enamora por primera vez. Un niño grande y feliz.
Hace unos meses, ya en Nueva York, me preguntaron por qué había empezado a escribir en euskera. Conté la historia de Asel, cómo había aprendido euskera, cómo quería dar sus obras a la literatura vasca, la suya. Y cómo fue un ejemplo para mí, a pesar de nuestras pertenencias diferentes; cómo entendí que podemos hacer emerger al euskera de lo más profundo, y hasta empezarlo de cero.
Me gustaría decirle todo esto a Asel, pero no puedo. Hace cuatro días que está detenido en Temuco, sin que se le haya acusado de ningún cargo en particular, bajo el amparo de la severa ley antiterrorista chilena. Son elecciones en Chile, y Asel es un anarquista vasco. No podían haber encontrado un blanco mejor.
Anuncios

2 pensamientos en “Asel

  1. Orani danok gara Asel, sinesgaitza da gertatzen ari dena…Asel askatu behar dute!!!Animo asko Euskal Herritik, agur bero bet 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s