El domingo, después del recital, llegaron las cervezas de rigor. El poeta catalán, el gallego y la vasca planeando lecturas a tres voces – y a tres lenguas – en algún bar del East Village, la noche como excusa para sentir ese placer de reconocerte en los tuyos en un país ajeno.
Ayer pensé que lo mejor de escribir poesía son esas cervezas de después con los amigos poetas. Hoy, día de cuatro horas de sueño y de temblores de rodillas, creo que lo mejor de escribir poesía es poder celebrarla con los amigos; poetas, narradores, verdaderos.

Gracias.

Domekan, errezitala ostean, garagardo artean aritu ginen berbetan poeta katalandarra, galiziarra eta hirurok, baterako irakurketak asmatzen. Atzerrian egonda hurkoengan neure burua aurkitzearen aisetasunak lagundu ninduen etxera.
Atzo, olerkilaritzaren gauzarik onena lagun olerkariekin edaten diren garagardoak direla idaztear nengoen. Gaur, berriz, lau ordu baino lorik ez egin eta hunkimen negarrak behin baino gehiago sumatu ditudala, ñabardura txikitxo bat antzematen dut: gauzarik onena, olerkia lagunartean ospatzea da; poetak, narratzaileak, benetakoak.

Mila esker.
Anuncios

Un pensamiento en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s