Sospecharon que era extranjero porque sus aletas eran de plástico. Las traía en la mano, como si se las hubiera arrancado de cuajo. Tampoco tenía escamas. Sin embargo, la prueba definitiva llegó en el momento en que, ante el asombro de todos los vecinos, preguntó cuándo había empezado a llover.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s