Misterio y melancolía de una calle

de Chirico

Conozco bien
mi sur.

Sus perfiles improvisados,
los crujidos que le roba al viento.

o intuyo
cada una de las muescas
que van marcando mis mañanas
y las suyas
aunque casi siempre no esté.
He aprendido lo que se construye
sin aspavientos
y funda la esperanza
y me he empujado hacia esa vereda.

Creo
incluso
que estoy
exactamente
en mi norte.

(para Chus, por la brújula).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s