For all I know maybe she was happier

Sentada en la terraza de un hotel mirando al Bósforo supo que lo que quería era exactamente eso: mirar por ventanas ajenas, cobijarse en una manta, tomar mate, oír la vida que pasa fuera; escribir. Que en algún momento él llegue y esconda los dedos en su pelo. Ella le leerá una frase, dos palabras apenas en las que habrá conseguido encerrar la belleza. El resto de las letras sobrará. Tal vez se sorprenda. Tal vez crea que ya se le ha acabado aquella incontinencia rimática y piense qué paradoja y sepa que de pronto, un día que no recuerda, abrazó la prosa. Se dirá que no es más que poesía a lo largo y recordará aquella frase de Aleixandre.

Y Lawrence Ferlinghetti en edición bilingüe.
Anuncios

Un pensamiento en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s