Sexo II

S. me cuenta una historia de su amante guatemalteco. Primero fueron besos eternos, tal vez un paso de baile que los condujo inevitablemente a una cama cualquiera en un motel cualquiera de la hermosa ciudad de Antigua. Cuando, ya sin ropa y completamente transpirados, ella le preguntó si tenía protección, él se levantó y volvió unos segundos después con un casco en la cabeza.
Anuncios

Un pensamiento en “Sexo II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s