Mise en abîme

– Llevabas muerta cinco días, Emilia – Presioné el botón del quinto piso.
– ¿Y te parece razón suficiente para no convocarme a la reunión de la comunidad?
– Pensaba que tendrías otras preocupaciones, la verdad; en tu situación… Además, el administrador se encargó de todo lo del funeral, quédate tranquila.
– No me importa el funeral. Yo quería preveniros sobre el ascensor. Creo que la caja no funciona bien.
Tragué saliva. Se hizo un silencio espectral en el que comprendí que ella había comprendido. No tuve más remedio que empujarla hacia lo oscuro. Otra vez.
Anuncios

Un pensamiento en “Mise en abîme

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s