Me duele una ciudad en todo el cuerpo

Una vez me contaron que una pareja que se quería mucho había decidido separarse durante un año antes de casarse. Si después de ese año todavía querían estar juntos, querría decir que habían superado la prueba, que su amor era real, que lo que había entre ellos no era rutina ni comodidad ni ninguna de esas cosas feas que conforman y adormecen.
Creo que la historia debería seguir con que se casaron y comieron perdices, pero lo cierto es que se casaron, tuvieron tres hijas lindas y ahora están haciendo los trámites del divorcio. Como la vida misma.
He pensado mucho en esta pareja últimamente. Resulta que su historia es la mejor manera que he encontrado para explicarme mi irme de esta ciudad; para tratar de entender por qué voy a otro lugar si en realidad aquí soy.

Como dice un buen amigo, volveré; y estaréis.

Anuncios

2 pensamientos en “Me duele una ciudad en todo el cuerpo

  1. Eres tantas que falta el tiempo para construir las palabras. No hay nada que entender, lo malo es tan real como lo bueno y resulta imposible distinguirlos en el ahora. Arde y tiembla hasta que te consumas (siempre y cuando no te moleste que te comparen con una vela).Mientras tanto, hasta entonces y desde ahora.Adiós, querida, adiós

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s