Chau, don Mario

llorá nomás botija
son macanas
que los hombres no lloran
aquí lloramos todos

gritamos berreamos moqueamos chillamos
maldecimos
porque es mejor llorar que traicionar
porque es mejor llorar que traicionarse

llorá
pero no olvides

Qué decir en días como hoy. Ha muerto Benedetti y la mañana ha perdido de pronto cualquier vestigio de lunes. Es una mañana de duelo y de poesía, que al fin y al cabo tal vez no sean tan diferentes. Se ha ido Benedetti y nos ha dejado el aire envuelto en incertidumbre. Lo inevitable de la muerte, la literatura como estrategia de vida, la conciencia como única poética posible.

Es frustrante quedarse en un simple adiós y, aún así, tal vez no podamos aspirar a más que eso. Cuántas generaciones estarán marcadas a fuego por la poesía de Benedetti. A cuántos se nos hará imposible decir amor sin pensar te quiero porque sos, sin evocar tácticas y estrategia. Cuántos de nosotros habremos comprendido que la militancia es algo tan normal como el estado civil/ y tan colectivo como el tiranos temblad. Cuántos, que la única noción de patria es esta urgencia de decir Nosotros.

Siempre fue un buen día para leer la poesía de Benedetti, pero tal vez hoy sea más necesario que nunca reivindicarla ante aquellos que la quisieron encerrar en cajones ajenos a la “alta literatura”. Qué paradójico que decir Benedetti se convirtiera a veces en un acto de resistencia. Y qué paradójico que muchos de los que hoy se suman a los inmemoriams sean los mismos que ayer se refugiaron en las excusas del academicismo para no reconocer su poesía. Qué buen día éste para proclamar, de una vez por todas, que poesía y pueblo son más que dos palabras que empiezan con la misma letra.

Sean bienvenidos al homenaje. Nunca es tarde para reconocer la verdadera literatura. Puede que el que se nos ha ido fuera el último poeta social.

Cuando llegue el momento de creerlo / se me caerá probablemente el alma.


Anuncios

2 pensamientos en “Chau, don Mario

  1. el elitismo academicista puede decir lo que quiera.. el poeta del pueblo nos pertenece y nuestro amor es el único reconocimiento que a él le importaba.porque “poesía y pueblo son más que dos palabras que empiezan por la misma letra” 🙂

  2. Ayer escuché en la radio que era “el mayor de los poetas menores”. Qué gracioso, ¿no? Siempre intentando diferenciar entre literatura e infraliteratura y al final resulta que no hay tal línea divisoria. En mi tesina, yo analicé la poética benedettiana como filóloga y sólo después supe que algunos la consideraban infraliteratura. Y para mí nunca va a ser menor, porque lo leí pensando que no lo era. Quién sabe, tal vez a otros les pase lo mismo con Pérez Reverte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s