amesten

Ahora, por las noches, cuando ella lo tocaba, él se apartaba un poco. Era una señal muy pequeña, pero la vida está hecha de pequeñas señales. Ella se daba cuenta de que ya no lo podría retener. (Hemingway)

Siempre me acordaba de todos los sueños con pelos y señales. Un día dormimos separados y, al despertar, me di cuenta de que no tenía ni idea de qué había soñado. Lo interpreté como una señal inequívoca de nuestra crisis: pasaba las noches inquieta, angustiada, por eso mi recuerdo era tan nítido después. Y por eso, al dormir separados, la tranquilidad me permitía descansar profundamente, no pensar en nada, abandonar la cabeza.
Hace unos días, B me propuso una lectura diferente. En realidad, yo soñaba para contárselo por las mañanas.

Anuncios

Un pensamiento en “amesten

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s