casas

No cabe duda. Ésta es mi casa
aquí sucedo, aquí
me engaño inmensamente.
Ésta es mi casa detenida en el tiempo.

Llega el otoño y me defiende,
la primavera y me condena.
Tengo millones de huéspedes
que ríen y comen,
copulan y duermen,
juegan y piensan,
millones de huéspedes que se aburren
y tienen pesadillas y ataques de nervios.

No cabe duda. Ésta es mi casa.
Todos los perros y campanarios
pasan frente a ella.
Pero a mi casa la azotan los rayos
y un día se va a partir en dos.

Y yo no sabré dónde guarecerme
porque todas las puertas dan afuera del mundo.

(Mario Benedetti)

Anuncios

2 pensamientos en “casas

  1. El señor Mario me recordó (aunque entiendo que no es esto lo que quiso decir) que la casa no es un lugar sino un tiempo. O combinaciones de tiempos: cuando rayaste el mueble con la patineta, cuando usaste el carrito del televisor como monopatín, cuando rompiste la ventana con la pelota, cuando te escondiste en el placard, cuando en esa olla coinaste los primeros fideos con manteca. Ese tiempo que somos.

  2. Y también es donde vivían los diminutos, donde jugábamos a construir nuestra propia casa con las mantitas, donde cocinábamos el pastel que mejor me sale y tú te empachabas y después me hacías caso y te bebías un par de vasos de agua… ¡Y qué limpio dejabas el horno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s