república

El 14 de abril ya lo habíamos celebrado casi todo, porque ya el 13 nos saludábamos felicitándonos la proclamación de la República en Eibar, que se despertó un día antes.

Cada abril era una fiesta, una conmemoración completamente nuestra. Desplegábamos esa bandera inmensa en el campus y nos miraban como si estuviéramos locos. Nunca faltaba la tricolor, nunca un grito de recuerdo de lo que fueron esos seis años truncados, nunca una promesa de que España, mañana será republicana.

Qué paradójico que, con todas las conmemoraciones que se hacen en la prensa del 27-F y la gran actuación de nuestro magnánime rey, ningún periódico se acuerde hoy de lo que significó el período republicano en España y de cómo somos herederos de aquellos que lo mutilaron. Qué pena que nuestra memoria sea tan frágilmente manipulable y que la ocultación del pasado sea tan deliberadamente descarada.

Siento dentro muy dentro la llegada del 14; es una reivindicación de las más profundas, más legítimas y más ciertas que tengo. Celebrarla hoy en Buenos Aires es estar del otro lado, mirar cómo llegan los barcos plagados de exiliados que ahora son tan parte de esta América y pensar que tal vez uno de los que aún viven llegue a ver la tercera.

Viva la República.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s