Here Comes the Sun

El ejercicio del primer día fue el “método da Vinci”.
Cierras lo ojos.
Te concentras.
Piensas en la pregunta.
Piensas en esa pregunta a la que sólo tú puedes responder.
Agarras el lápiz con la mano que no usas para escribir.
Deslizas el lápiz por la hoja.
No piensas, sólo escuchas el sonido del lápiz que se mueve sobre la hoja.
Cuando crees que has terminado, abres los ojos.
He ahí el mayor garabato de tu vida adulta.
Lo miras de arriba abajo.
Lo miras de abajo arriba.
Empiezas a ver formitas. Un pez, una silla.
Las dibujas, las completas, las despiertas.
Y eso durante una hora.
Cuando crees que has terminado, pones palabras a los dibujitos. Asociaciones.
Creas un párrafo.
Puede que ésa sea la respuesta.
Puede.

De niña, jugaba a “He perdido un imperdible”. Veía dibujos animados con su padre. Linda infancia. Quiso ser la que vuela; hasta que llegó la noche y se olvidó de jugar. ¿Había escrito alguna vez? Ahora le duelen las muelas y necesita un descanso. Pero ha vuelto a mirar pájaros y pececitos. No sabe si NY o esa silla que le da dolor de espalda. Y cuando ayer recibió la llamada de Nigro, supo que había escapado a la muerte. Soy yo, la sioux.

http://www.goear.com/files/external.swf?file=f16fe0d

Anuncios

2 pensamientos en “Here Comes the Sun

  1. Es cierto, olvido cumpleaños, llaves, direcciones, cosas que dije y que me dijeron, nombres de blog. Olvido mucho. Pero también tengo recuerdos que atesoro con ferocidad. Y ahora siempre voy a saber que Nunca fui a Granada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s